Abdominales.com.ar >

Potomanía: los peligros del exeso de agua

Una conversación frecuente con mis alumnos es sobre alimentación e hidratación. Qué comer/tomar, qué no… y claro, el cuidado con los exesos. Algo de lo que la mayoría se sorprende, es de que el exeso de agua también puede hacer mal.

La potomanía es un trastorno del cuerpo por el cual hay una necesidad constante de ingerir líquidos (he llegado a escuchar casos de hasta 10 ligros de líquidos diarios). Claro, siempre que sea agua el líquido ingerido, mejor. Pero aún así, el exeso puede ser malo para nuestro organismo.

Potomania riesgos de beber agua en exeso
Potomania riesgos de beber agua en exeso

Mucha gente que padece de potomanía no se preocupa e ingiere gran cantidad de agua. Y es que, dicho popular y publicitario, más agua, más vida. Pero como cualquier exeso, hay que tener cuidado.


Uno de los primeros riesgos es el de “limpiar por demás al cuerpo”. Aunque parezca extraño, beber una gran cantidad de líquidos no le permitirá al cuerpo absorver nutrientes, vitaminas y minerales que ingerimos con alimentos sólidos e incluso con líquidos nutricionales.

Aún más grave, la gente que toma líquidos con el solo fin de engañar el estómago. Y claro, beber mucha agua puede dar una sensación de saciedad en el corto plazo. Entonces, si bebemos grandes cantidades de agua constantemente, podremos comer menos.

Pero CUIDADO. Los especialistas coinciden en que el exceso de líquidos ocasiona que los componentes de la sangre se diluyan y se desequilibre la concentración de electrolitos. En algunos casos de potomanía se puede dar que el organismo concentra una cantidad muy baja de sodio en la sangre, con los riesgos que ello implica.

El agua es un elemento clave para la vida, nuestro cuerpo está compuesto mayormente por agua y, por ello, el consumo adecuado es fundamental. ¿Cuánto es “adecuado”? Dependerá de cada persona, por supuesto, pero hay que considerar que el agua a beber cada día debe compensar el agua que perdemos al ir al baño, transpirar, etc.

Alrededor de 2 litros y medio de agua son los que recomiendan ingerir diariamente a una persona adulta. Esa cantidad se repartirá entre el agua que bebemos, los alimentos que ingerimos (las frutas y verduras son los de mayor proporción de aguas) y las que el propio metabolismo genera.

Una persona sana, con normal funcionamiento de sus riñones y en buenas condiciones de salud, debería beber entre 1 litro y medio y dos litros de agua diariamente.

Espero que esta información les haya sido útil para romper uno de los grandes mitos de la alimentación. Recuerden, TODO exeso es malo… incluso el del agua.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *